(011) 15-4027-2414

(011) 4328-6158

Electricistas 24Hs.

Casa Central:

  • M. T. de Alvear 949 3º C.A.B.A

 

Sucursales:

  • Flores: Av. Rivadavia 6733 C.A.B.A
  • Vte.Lopez : Av. Maipu 1864
  • Centro: Maipú 364 3° 304 C.A.B.A
  • Belgrano: Cabildo 1969 C.AB.A
  • Barrio Norte: Sánchez de Bustamante 1654 C.A.B.A
  • Caballito: Hidalgo 428 C.A.B.A

Notas Técnicas

 

En referencia y complementación con la información volcada en otros puntos de la página, aquí encontrará definiciones e información con un aspecto más técnico y un desarrollo más especifico de los diferentes temas ya enunciados.

 

Definición de puesta a tierra y sus alcances:

Un sistema de puesta a tierra (P.A.T) permite la protección de los usuarios y sus bienes contra los efectos de las corrientes en fuga producida por desperfectos en una instalación eléctrica, artefactos conectados a la misma, descargas atmosféricas, estática y interferencia electromagnética, entre otros. Por lo tanto, la instalación de la misma brinda importantes beneficios, asegurando la vida de las personas y daños materiales que podrían causarse sobre los artefactos eléctricos que dependen de ella.

Las distintas normas vigentes establecen que deben ponerse a tierra las partes metálicas de los aparatos e instalaciones que no correspondan al circuito de distribución, y puedan entrar en contacto con partes sometidas a tensión en caso de fuga de corriente.

Para asegurar su funcionalidad resulta fundamental que la resistencia de puesta a tierra tome un valor tal que no origine tensiones peligrosas al circular la corriente de falla; por lo que su valor debe ser correspondiente a lo que sugieren las normas respectivas.

La instalación de un sistema de puesta a tierra empieza con la selección del mejor lugar de emplazamiento y el ensayo del suelo que rodeará a la toma, procurando localizar el área con la mas baja resistividad. Luego, de su instalación, se debe ensayar la toma de tierra propiamente dicha, para verificar que su valor se correspondiente con el proyectado.

Posteriormente se recomienda realizar controles periódicos para detectar cambios en los valores medidos oportunamente. Por todo lo anterior, la medición correcta de la resistividad del terreno y de la resistencia de la puesta a tierra de una instalación es fundamental.

Los valores que se pueden medir en la práctica, muchas veces, se ven influenciados por una serie de factores externos que impiden obtener resultados exactos. Entre ellos, podemos mencionar, la existencia de corrientes vagabundas de CC (corriente continua), de CA (corriente alterna), el carácter electrolítico del terreno su eventual polarización, la aparición de potenciales galvánicos, el ajuste inductivo y/o capacitivo con otros sistemas, la ocurrencia de lluvias cercanas al momento en que se hace la medición, las irregularidades en la composición geológica del terreno y su grado de compactación, etcétera.

Para reducir los efectos de las corrientes errantes de CA, es conveniente que en las mediciones no se utilicen corrientes cuya frecuencia "fm" sea un múltiplo de la frecuencia de red "fr" (armónicas superiores). Además se pueden utilizar filtros sintonizados adecuados. Por lo anterior, la norma IRAM 2281 recomienda que sea: fm = [fr (2 n ± 1) / 2] ± 10 Hz con "n" número entero. Por otro lado, el uso de corrientes no unidireccionales evita la distorsión de los valores medidos por acción de los potenciales galvánicos y la polarización electrolítica. No obstante hay que tener en cuenta que, cuando se utiliza corriente continua periódicamente invertida, los valores de resistencia obtenidos pueden no ser confiables para su uso con corrientes alternas. Asimismo, si las mediciones se efectúan con corriente alterna, los valores obtenidos a una frecuencia pueden no ser útiles para otra frecuencia muy distinta. Como en algunos casos constan elementos de metal enterrado, conductos de agua subterráneos, etcétera; que pueden distorsionar las mediciones, se recomienda realizar varios ensayos con diferentes orientaciones entre sí. Por lo tanto, los resultados de las mediciones deben someterse a un análisis crítico para identificar las posibles fuentes de error, y eventualmente replantear la forma de ejecución de los ensayos. En algunos casos puede ser conveniente realizar una gran cantidad de mediciones manejando distintos métodos y luego analizar las tendencias resultantes.

Los valores recomendados a alcanzar en una medición de puesta a tierra son los siguientes:

10 Homs como máximo tolerable y preferentemente, no mayor a 5 Homs.

A si mismo, es importante mencionar, que respecto a las indicaciones de cómo se debe realizar correctamente una medición, esta información está disponible en la resolución 225/11 del ENRE, el Reglamento para la ejecución de instalaciones eléctricas en inmuebles de la Asociación Electrotécnica Argentina (edición 2006) y la norma IRAM 2281. A su vez, dicha medición, es condición esencial y reglamentaria que se vuelque en el denominado PROTOCOLO DE MEDICIÓN DE PUESTA A TIERRA, el mismo se encuentra incluido en la norma iram mencionada anteriormente.

 

Medición de la resistencia de dispersión a tierra por el método de las tres puntas:

El método de medición con el puente de Nippold requiere la instalación de dos tomas de tierras auxiliares, cuyas resistencias de propagación a tierra designaremos como R2 y R3, mientras que la resistencia de la toma bajo ensayo se denominará R1. En estos contextos, se miden las resistencias R1-2, R2-3 y R1-3 alcanzadas entre cada par de tomas, manipulando preponderantemente un puente de corriente alterna.

Como R1-2 = R1 + R2, R2-3 = R2 + R3 y R1-3 = R1 + R3; resulta: R1 = (R1-2 + R1-3 - R2-3) / 2.

Las resistencias de cada uno de los electrodos auxiliares deben ser del mismo orden que la resistencia que se espera medir. Si las dos tomas auxiliares son de mayor resistencia que la toma de tierra bajo ensayo, los errores en las mediciones individuales serán elocuentemente magnificados en el resultado final obtenido con la ecuación anterior. Para tal caso se confía colocar los electrodos a una gran distancia entre sí. Para la toma de tierra de áreas espaciosas, las que presumiblemente tienen bajos valores de resistencia, se recomienda que las distancias entre electrodos sean del orden de la mayor diagonal del área a medir. Este método resulta poco práctico para instalaciones de puesta a tierra de grandes superficies, donde resulta preferible el método de la caída de tensión.

 

Medición de la resistencia de aislación en instalaciones eléctricas:

Las instalaciones eléctricas deberán presentar una resistencia de aislamiento con una referencia sugerida sobre los valores indicados a continuación:

 

Tensión nominal
de la instalación
Muy Baja Tensión de
Seguridad (MBTS)
Muy Baja Tensión de
protección (MBTP)
Inferior o igual a 500
V, excepto caso anterior
Superior a 500 V
Tensión de ensayo en corriente continua (V)
 250 
 500
1000
Resistencia de
aislamiento (M W)
 ³ 0,25 
 ³ 0,5
³ 1,0

 

Estas medidas de aislación son, preferentemente, para instalaciones donde la extensión del conjunto de canalizaciones y cualquiera que sea el número de conductores que las componen no exceda de 100 metros. Sin embargo, cuando esta longitud exceda el valor anteriormente citado puede fraccionarse la instalación en partes de alrededor de 100 metros de longitud. La misma podrá hacerse efectiva mediante el seccionamiento, desconexión, retirada de fusibles o apertura de interruptores/ beakers/ tacos.. De tal forma que cada una de las partes en que la instalación ha sido fraccionada debe presentar una resistencia de aislamiento que corresponda a lo indicado en la tabla anterior. A su vez, vale considerar las siguientes observaciones:

  1. Cuando no sea posible efectuar el fraccionamiento citado en tramos de 100 metros, el valor de la resistencia de aislamiento mínimo admisible será el indicado en la tabla 1 dividido por la longitud total de la canalización, expresada ésta última en unidades de hectómetros.
  2. Si las masas de los aparatos receptores están unidas al conductor neutro (redes T-N), se eliminarán estas conexiones durante la medida, restableciéndose una vez terminada ésta.
  3. Cuando la instalación tenga circuitos con dispositivos electrónicos, en dichos circuitos los conductores de fase y el neutro estarán unidos entre sí durante las medidas.

 

Como medir la aislación de los conductores de una instalción eléctrica:

El aislamiento puede medirse de dos formas distintas, en primer lugar entre todos los conductores del circuito de alimentación (fases y neutro) unidos entre sí con respecto a tierra (aislamiento con relación a tierra), y a continuación entre cada pareja de conductores activos. La medida se efectuará mediante un megóhmetro, que no es más que un generador de corriente continua, capaz de suministrar las tensiones de ensayo especificadas en la tabla anterior con una corriente de 1 mA para una carga igual a la mínima resistencia de aislamiento especificada para cada tensión.

Durante la primer medición, los conductores, incluido el neutro o compensador, estarán aislados de tierra, así como de la fuente de alimentación de energía a la cual están unidos habitualmente. Es importante recordar que estas medidas se efectúan por tanto en circuitos sin tensión, o mejor dicho desconectados de su fuente de alimentación habitual, ya que en caso contrario se podría averiar el comprobador de baja tensión o megóhmetro. La tensión de prueba es la tensión continua generada por el propio megóhmetro.

La medida de aislación con relación a la tierra, se efectuará uniendo a ésta el polo positivo del megóhmetro y dejando, en principio, todos los receptores conectados y sus mandos en posición "paro",verificando que no existe falta de continuidad eléctrica en la parte de la instalación que se verifica. Los dispositivos de interrupción (térmicas, fusibles, brokers, tacos, etc) intercalados en la parte de instalación que se verifica se pondrán en posición de "cerrado" y los cortacircuitos fusibles instalados como en servicio normal a fin de garantizar la continuidad eléctrica del aislamiento. Todos los conductores o alambres se conectarán entre sí incluyendo el conductor neutro o compensador, en el origen de la instalación que se verifica y a este punto se conectará el polo negativo del megóhmetro. Cuando la resistencia de aislamiento que surja resultara inferior al valor mínimo que le corresponda, se admitirá que la instalación es correcta, si se cumplen las siguientes condiciones, a saber:

  1. Cada aparato receptor debe presentar una resistencia de aislamiento por lo menos igual al valor señalado por la norma particular del producto que le concierna o en su defecto 0,5 MΩ.
  2. Desconectados los aparatos emisores, la resistencia de aislamiento de la instalación es superior a lo indicado anteriormente.

La segunda medida a realizar incumbe a la resistencia de aislamiento entre conductores polares, la misma se efectúa después de haber desconectado todos los receptores, quedando los interruptores, cortacircuitos, fusibles, breakers, tacos, etc. en la misma posición que la marcada anteriormente para la medida del aislamiento con relación a tierra. La medida de la resistencia de aislamiento se efectuará repetidamente entre los conductores tomados de dos en dos, considerando al conductor neutro o compensador.

Para las instalaciones que empleen muy baja tensión de protección (MBTP) o de servicio (MBTS) se deben justificar los valores de la resistencia de aislamiento. Para poder dividir estos circuitos de las partes activas de otros circuitos, y también con tierra si se trata de MBTS, se debe aplicar, en ambos casos, los valores mínimos de la tabla que figura al comienzo.

Medición de la resistencia de aislamiento de suelos y paredes:
Un sistema utilizado para la protección contra contactos indirectos, en donde se encuentren estructuras no conductoras, se basa en que en caso de que surja una falla de aislamiento de las partes activas, se prevenga el contacto simultáneo con partes que puedan estar a tensiones diferentes, utilizando para ello suelos y paredes aislantes con una resistencia inferior a: 50 kΩ, si la tensión nominal de la instalación no supera los 500Volts y 100 kΩ, si la tensión nominal de la instalación no supera los 500 Volts.

Para todo tipo de instalación eléctrica hospitalaria se sugiere que sus suelos tengan una composición del tipo anti electrostática y su resistencia de aislamiento no deberá exceder de 1 MO, salvo que se asegure que un valor superior, pero siempre inferior a 100 MO, no favorezca la acumulación de cargas electrostáticas.

La resistencia de aislación se debe realizar utilizando un megóhmetro colocando un electrodo sobre una de las superficies a proteger y el otro sobre el conductor de descarga a tierra. Para la comprobación de lo expresado deben realizarse al menos tres medidas en la misma área a proteger. Dichas mediciones deben realizarse situando el electrodo a por lo menos un metro de un elemento conductor y las otras dos pueden realizarse a distancias superiores.

El instrumental sugerido debe ser capaz de ofrecer en pasivo una tensión de 500 voltios CC, (1000 voltios si la tensión nominal de la instalación es superior a 500 voltios).

 

Ensayo dieléctrico de la instalación:

En lo referido la rigidez dieléctrica de una instalación, ha de ser tal, que desconectados los aparatos de utilización (receptores), resista durante 1 minuto una prueba de tensión de 2U + 1000 voltios a frecuencia industrial (50 Hz), siendo U la tensión máxima de servicio expresada en voltios y con un mínimo de 1.500 voltios. Este ensayo se realizará para cada uno de los conductores incluido el neutro, con relación a tierra y entre conductores, salvo para aquellos materiales en los que se justifique que haya sido realizado dicho ensayo previamente por el fabricante. Se sugiere la realización de esta prueba mediante una fuente de corriente alterna de 50 Hz con la capacidad de tensión requerida.

Durante este ensayo " los elementos de corte principal" (entiéndase, fusibles, interruptores térmicos, brokers y/o tacos) se pondrán en la posición de "cerrado" y " los seccionales" (o de corte parcial) como en servicio normal a fin de garantizar la continuidad del circuito eléctrico a probar.

Durante esta prueba, la corriente que suministra la fuente, que es la que se fuga a tierra a través del aislamiento, no será superior al conjunto de la instalación o para cada uno de los circuitos en que ésta pueda dividirse a efectos de su protección, o a la sensibilidad que presenten los interruptores diferenciales instalados como protección contra los contactos indirectos. O sea, se debe verificar el arco de corte y/o tolerancia de los elementos de corte instalados.

 

 

Medición de corrientes de fuga:

Este ensayo, busca determinar los valores de fuga de la corriente en servicio de una instalación eléctrica. Dichos valores, deben equivalentes a la mitad de la sensibilidad máxima manifestada por los interruptores diferenciales instalados como protección. De tal manera, podremos identificar cuales circuitos presentan valores que pudieran llegar a representar un riesgo o generar el disparo espontáneo u/o aleatorio de las protecciones diferenciales ante una carga de corriente activa.

La medición debe realizarse mediante el empleo de una pinza amperométrica, con una sensibilidad mínima de 1mA, que se coloca abrazando los conductores activos (de fase y el neutro), de tal forma que la pinza mida la suma vectorial de las corrientes que pasan por los conductores y/o alambres que abraza. Si la suma resultante no es cero la instalación manifiesta una intensidad de fuga que circulará por los conductores de puesta a tierra de los receptores instalados aguas abajo del punto de medida. Este tipo de pinzas suelen llevar un filtro que nos permite hacer la medida a la frecuencia de red (50Hz) o para intensidades de alta frecuencia.

No hay que confundir la corriente de defecto con la corriente de fuga, ya que esta última se da en mayor o menor medida en todo tipo de artefactos (pc, radios, etc) en condiciones normales de funcionamiento y sobre todo en aquellos que utilizan filtros para evitar interferencias, como los que utilizan por condensadores conectados a tierra. Un ejemplo son los clásicos "balastos electrónicos" comúnmente utilizados en tubos fluorescentes.

 

Medición de la impedancia de bucle:

La medición de la impedancia de bucle es un valor necesario para la verificación delcorrecto funcionamiento de los sistemas de protección basados en la utilización de fusibles, interruptores térmicos, brokers, tacos, etc) en sistemas de distribución TN, e IT principalmente. Estos sistemas de protección requieren comprobar la intensidad de cortocircuito prevista fase tierra, para probar que para ese valor de intensidad de cortocircuito el tiempo de actuación del dispositivo de protección de máxima intensidad es menor que un tiempo especificado. Este tiempo depende del esquema de distribución utilizado y de la tensión nominal entre fase y tierra, U0, de la instalación.

 

Verificación de tensión contacto e interruptores diferenciales:
Para poder garantizar la seguridad de una instalación eléctrica se tienen que dar dos condiciones fundamentales, primero, que la tensión de servicio en la instalación, y en función de los diferenciales instalados, sea menor que el valor límite convencional (50Volts ó 24 Volts), y la segunda que los diferenciales funcionen correctamente.

 

Medición de tensión de contacto:

En la práctica los medidores de impedancia, que sirven también para medir el valor de la tensión de servicio, no suelen tener capacidad de medir únicamente el valor de la resistencia (RA), sino que miden, a su vez, el valor de la impedancia. Incluyendo la resistencia de tierra del centro de transformación (RB), de forma que se obtiene un valor superior al valor buscado de RA. Finalmente, el medidor multiplica este valor por la intensidad asignada del interruptor diferencial que nosotros tengamos seleccionado para obtener así la tensión de contacto. Como la impedancia de bucle es siempre mayor que la de puesta a tierra el valor de la tensión de contacto medida siempre será mayor que el valor real y estaremos del lado de la seguridad. Obviamente, la instalación es segura si la tensión de contacto medida es menor que la tensión de contacto límite supuesto.

 

Verificación de los interruptores diferenciales o disyuntores:

La verificación de los interruptores diferenciales o disyuntores requiere de un aparato idóneo que inyecte a través del diferencial a auditar una corriente de fugas especificada, que deberá hacer disparar al diferencial. Para realizar este ensayo el dispositivo de prueba se conecta en cualquier base de servicio (toma corriente, etc) aguas abajo del diferencial con la instalación en servicio. A su vez, cuando dispare el diferencial el dispositivo de verificación debe ser capaz de medir el tiempo que tardó en disparar desde el instante en que se inyectó la corriente.Por lo general, estos equipos inyectan una corriente senoidal, pero para comprobar algunos diferenciales especiales a veces es necesario también que sean capaces de inyectar corriente alterna rectificada de media onda o una corriente continua. (Diferenciales clase "A").

 

Ensayos mas frecuentes sobre un diferencial:

  1. Se inyecta corriente con un valor que debe ser igual a la mitad de la intensidad diferencial residual asignada, con un ángulo de fase de corriente respecto de la onda de tensión de 0º, tener en cuenta que en esta instancia, el diferencial no debe disparar.
  2. Se repite la prueba anterior con un ángulo de fase de 180º y el diferencial no debe disparar.
  3. Se inyecta una intensidad igual la intensidad diferencial residual asignada, con un ángulo de fase de corriente respecto de la onda de tensión de 0º, y el diferencial debe disparar en menos de 200 ms.
  4. Se repite la prueba anterior con un ángulo de fase de 180º y el diferencial debe disparar en menos de 200 ms.
  5. Se inyecta una intensidad igual al doble de la intensidad diferencial residual asignada, con un ángulo de fase de corriente respecto de la onda de tensión de 0º, y el diferencial debe disparar en menos de 150 ms.
  6. Se repite la prueba anterior con un ángulo de fase de 180º y el diferencial debe disparar en menos de 150 ms.
  7. Se inyecta una intensidad igual a cinco veces la intensidad diferencial residual asignada, con un ángulo de fase de corriente respecto de la onda de tensión de 0º, y el diferencial debe disparar en menos de 40 ms.
  8. Se repite la prueba anterior con un ángulo de fase de 180º y el diferencial debe disparar en menos de 40 ms.

Para los diferenciales selectivos del tipo "S" (súper inmunizados) las pruebas tienen otros límites de aceptación.

 

Verificación de la secuencia de fases.

Este ensayo se realiza mediante un equipo específico o utilizando un equipo multifunción de baja tensión que tenga esta capacidad. Esta medición es necesaria por ejemplo si se van a conectar motores trifásicos, de forma que se verifique que la secuencia de fases es directa antes de conectar el motor.

 

Las alteraciones eléctricas en Baja Tensión:

Las redes de baja tensión están sometidas a múltiples esfuerzos y a su ves, todas las redes sufren o suscitan perturbaciones. Ahora bien, los elementos de maniobra y protección (interruptores térmicos, brokers, tacos, fusibles, etc) son sensibles a la calidad de la tensión que se les aplica, por lo tanto es muy importante conocer y tener en cuenta los requerimientos de la instalación eléctrica antes de instalarlos. Los artefactos electrodomésticos de uso diario, pueden soportar una fluctuación que ronda en un más menos 15% sobre la tensión nominal sin producir alteraciones en su normal funcionamiento. Por lo expuesto es recomendable la verificación periódica de la instalación para poder determinar la calidad de la energía que proveen las distribuidoras, de tal manera de poder preveer cualquier alteración en la calidad de la energía sin correr riesgos mayores.

La bajada de tensión se limita generalmente como un descenso entre el 10% y hasta casi el 100% del valor nominal de la tensión durante un tiempo alcanzado entre 10 ms y algunos segundos. Cuando no hay tensión (bajada de la tensión del 100%) durante 1 segundo a 1 minuto se habla de "corte breve de tensión", y entre 10 ms y 1 s de "corte muy breve". Cuando la duración del corte es 10 ms, el corte suele deberse a "fenómenos transitorios" o voluntarios, por ejemplo, a la utilización de arrancadores electrónicos.

 

Las sobretensiones:

Sin considerar las sobretensiones accidentales, por ejemplo, la conexión de un transformador de 220 V a 400 V, las únicas elevaciones de tensión que pueden alterar el campo nominal de variación un 10% se observan cuando la red de Baja Tensión sufre alteraciones por inconvenientes técnicos. Igualmente, los transformadores deben estar configurados con reguladores de carga que permitirían el corte preventivo de la energía. Sin embargo, y más allá de las prevenciones técnicas, pueden darse impulsos de sobretensión, que se deben en su mayoría a maniobras en la red Media Tensión y a las descargas atmosféricas

 

Los efectos de las perturbaciones:

Toda señal de interferencia, cualquiera que sea su forma u onda, puede considerarse como la suma de señales alternas de frecuencias iguales a la de la señal principal y los múltiplos de esta señal, los conocidos "armónicos". Los armónicos y las frecuencias introducidas en la red producen efectos nefastos, incluso peligrosos. La circulación de armónicos, en una red eléctrica, acrecienta las pérdidas de propiedades en los materiales conductivos que forman parte de la red de distribución y las corrientes de Foucault en motores y transformadores, A su vez, disminuyen la vida de las baterías de condensadores, cuyas protecciones deben considera las corrientes armónicas, y ponen también en peligro la vida de los condensadores de filtro de las alimentaciones de los circuitos electrónicos, pudiendo ocasionar el calentamiento del conductor neutro (las corrientes del armónico 3 y sus múltiplos generadas por las fuentes conmutadas y los tubos fluorescentes se suman y retornan a la fuente a través del neutro). Para evitar todos estos riesgos las protecciones electrónicas de corriente máxima "de largo retardo" o de "sobrecarga" (equivalentes a los interruptores electromecánicos llamados t´permicos o brakers) deben tener un circuito que mida el verdadero valor eficaz de la corriente (rms). La norma EN 50 160 indica, que para las redes públicas de distribución durante cada período (estimado en una semana), el 95% de los valores eficaces de cada tensión armónica medida cada 10 minutos, no debe sobrepasar los valores recomendados. Para disminuir las corrientes armónicas se pueden utilizar filtros pasivos o compensadores activos.

 

Conceptos básicos sobre iluminación:

Definiciones:

Eficiencia lumínica: Se entiende como eficiencia lumínica al flujo de luz que posee o se desplaza con cierta claridad, dicho flujo al reflejarse sobre una superficie, genera el efecto denominado intensidad de iluminación. Dicho valor se mide en candelas.

Flujo luminoso: Se conoce como la cantidad determinada de luz que es emitida por una fuente para dicho propósito. La unidad de mesura es el lumen.

Luminancia: Esta definida por la cantidad o magnitud de luz que incide o afecta una superficie determinada. La unidad de mesura es Lumen x m2.

Brillantez fotométrica: Se define como la intensidad lumínica con una dirección precisa sobre un area determinada. La unidad de mesura es cd x m2.

Brillantez subjetiva: Se atribuye al efecto o sensación que genera un espectro luminoso. (claro, oscuro, etc)

Reflexión, absorción y transmisión: Están representadas por la interacción que se produce entre un efecto lumínico, artificial o natural, y su interacción o incidencia resultante con el medio. La absorción es el proceso de desvanecimiento o disipación de dicho efecto, la reflexión es el retroceso por el mismo medio donde surge, y transmisión es el retroceso por un área distinta a la naciente.

Fuentes Lumínicas: Toda fuente de luz, ya sea artificial o natural representa una fuente lumínica.

TIPOS DE Lámparas o luminarias: Las fuentes de iluminación artificial están representadas por ellas. Su proceso mecánico químico está comprendido por la conversión de la energía eléctrica en energía lumínica. Las maás frecuentes por su uso y calidad lumínica son los siguientes:

Lámparas incandescentes o bombillos: Su conformación sencilla esta comprendida por un filamento de carbón que se enciende al contacto o circulación de corriente por el mismo. Dicho filamento se encuentra encapsulado en una capsula vidrica al vacío.

Lámparas o tubos fluorescentes: Las lámparas fluorescentes es una las luminarias más usuales por su economía de consumo y valor lumínico, conformado por un cilindro de vidrio al vacío conteniendo gas argón, que ejerce una florescencia al contacto con la corriente circulante.

Lámparas de vapor de mercurio: Conformadas por un tubo de cuarzo vidrico, contienen en los mismos gases tipo argón y mercurio.

Lámparas de halogenuros metálicos: En su interior se alojan minerales y gases tales como yoduros de sodio, talio, escandio, disprosio e indio, además de argóny mercurio. Su eficiencia lumínica y su economía los hace muy elegidos para la iluminación de ámplias superficies.

Lámparas de vapor de sodio de alta presión: Como componente principal utilizan sodio metálico, que se inyecta en un tubos translúcidos de óxido de aluminio.

Lámparas dicróicas: Son lámparas del tipo halogenadas, con la virtud de ser dimerizables. Trabajan con una potencia promedio de 50 watts.

Lámparas bajo consumo: Utilizando El mismo principio mecánico que los tubos flurocentes, las lamparas bajo consumo o compactas, tienen la virtud de ahorrar espacio yu consumo respecto a los primeros.

 

Tips a tener en cuenta cuando se busca una iluminación eficiente:

Se deberán considerar los siguientes puntos cuando se busca un equilibrio entre la iluminación y la eficiencia visual:

  1. Lograr los niveles indicados de iluminación en concordancia con las tareas a desempeñar.
  2. Espectro de luz uniforme.
  3. Iluminación vertical adecuada.
  4. Apatallamiento de luminarias en altura para evitar deslumbramientos.
  5. Búsqueda de un equilibrio adecuado entre el consumo y las luminarias seleccionada.

 

Tipos de iluminación:

Iluminación directa: Es el tipo de iluminación que se focaliza en forma directa sobre el objeto o superficie a iluminar.

Iluminación semi directa: Surge de la combinación de una fuente de luz directa y la consecuente de la iluminación de otros ambientes u objetos por reflejo.

Iluminación indirecta: Resulta como consecuencia de la iluminación de otros objetos u áreas cercanas.

Iluminación semi directa: Los flujos o corrientes luminosas inciden en forma distinta de acuerdo a las superficies donde se reflejan o inciden sobre la superficie u objeto.

Iluminación difusa: Sobre una superficie opaca especifica, las emisiones lumínicas, al traspasarla generan este efecto.